Designio

Tus manos se unirán sobre tu pecho y tus ojos buscarán un cielo que no estará más ahí, un azul que será negado para tu especie, pues sus pecados avergonzaron incluso a los mismísimos dioses.

En tus oídos resonará el estruendo proveniente de las nubes y los lamentos de quienes te rodean opacarán tus plegarias, pero te negarás a abandonar la esperanza que te habrá hecho sobrevivir hasta ese momento.

Y cerrarás tus ojos.

Y tus lágrimas ya no podrás contener.

La tierra temblará bajo tus pies, caerás de rodillas. Tus manos se encontrarán con el suelo mientras ves caer a los demás en las grietas que se formarán bajo ellos, anunciando tu condena. Incluso en ese momento serás incapaz de tender una mano hacia otro. ¿Y aun así deseas ser salvada?

No.

No escucharé tus súplicas.

Desde arriba, todos contemplaremos el fin de una raza miserable, una raza que se negó a seguir los designios y la voluntad del universo, una raza que le dio la espalda a la humanidad.

Tal es el destino que les espera a ti y a los tuyos, han de ser borrados de la historia de este planeta y enviados a perderse para siempre en la devastadora oscuridad del caos, hasta que el fin del tiempo se apiade de sus almas.


94 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

©2020 por Nuestros Cuentos. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now